Esta pagina tiene música.

A QUIÉN ACONSEJAR?

Un hombre cogió un pájaro colibrí; el pájaro le dijo: "Noble señor, has comido muchos bueyes y corderos, has sacrificado innumerables vacunos, y nunca has quedado saciado... tampoco lo vas a quedar conmigo.

Déjame ir, para que yo pueda darte tres consejos, a fin de que veas si yo soy sabio o estúpido.

El primer consejo te lo diré ahora mismo, posado en tu mano, el segundo en tu tejado, y el tercero en un árbol. Dame libertad, dejame partir, pues estos tres consejos te traerán la prosperidad.

El hombre abrió la mano, y el pajarito dijo: el primero que voy a decir en tu mano, es este: -"No creas en algo absurdo, cuando se lo oyes a alguien".

Cuando el pájaro anuncio el primer consejo en la palma de la mano, fue liberado y fue a posarse en el tejado de la casa, y dijo:"El segundo consejo es: -“No te aflijas por lo que ha pasado cuando ha pasado, y no sientas pesar", despues de lo cual le dijo: "En mi cuerpo hay escondido un enorme y precioso diamante, de diez kilates, que me tragué, tan cierto como que lo estas oyéndo esta joya era tu fortuna y la suerte de tus hijos. Se te ha escapado este diamante, pues no estaba en tu destino el adquirir este diamante que no tiene igual en este mundo".

El hombre, como una mujer que grita cuando pare, se puso a dar gritos, y más gritos. El pájaro le dijo:

"¿No te había aconsejado: para que no te aflijas por lo que ha pasado, puesto que es algo pasado y terminado, ¿por qué te apesadumbras?

O bien no has comprendido mi consejo, o eres sordo.

En cuanto al primer consejo que te he dado, o sea, "no creas una afirmación absurda".

Oh, buen hombre, mi peso es menos de lo que pesan diez kilates ¿cómo puede haber dentro de mi un peso de diez kilates?"

Se recobró el hombre, vio que tenia razon y eso no podia ser, se serenó y dijo: "Oye, dime ahora el tercer consejo excelente".

"¡Bueno!, dijo el pájaro, ¿has hecho tan buen uso de los otros dos consejos que no veo por qué habría de darte el tercer consejo en vano? darle un consejo a un ignorante obtuso es sembrar en terreno baldío.